nota


LAS PUBLICACIONES DE ESTE BLOG NO SON NECESARIAMENTE EL PUNTO DE VISTA DE LA IGLESIA O LAS INSTITUCIONES A LAS QUE EL AUTOR PERTENECE.LAS REFERENCIAS VERTIDAS AQUÍ TIENEN UN PROPÓSITO ESTRICTAMENTE DE ENSEÑANZA.

viernes, 20 de mayo de 2016

Langostas apocalípticas: ¿Demonios u hombres?

Algunos intérpretes de apocalipsis han visto en estas langostas a un ejército de demonios que saldrá durante la gran tribulación. 



En Apocalipsis 9:1-12 leemos:
“El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que cayó del cielo a la tierra; y se le dio la llave del pozo del abismo.Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como humo de un gran horno; y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo. Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra. Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello de Dios en sus frentes. Y les fue dado, no que los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre. Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos. El aspecto de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; en las cabezas tenían como coronas de oro; sus caras eran como caras humanas; tenían cabello como cabello de mujer; sus dientes eran como de leones; tenían corazas como corazas de hierro; el ruido de sus alas era como el estruendo de muchos carros de caballos corriendo a la batalla; tenían colas como de escorpiones, y también aguijones; y en sus colas tenían poder para dañar a los hombres durante cinco meses.Y tienen por rey sobre ellos al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión. El primer ay pasó; he aquí, vienen aún dos ayes después de esto.”

Simon J. Kistemaker escribe: “Así pues, el contexto mismo obliga al intérprete a explicar la palabra langostas no de modo literal sino figurativo. Estas criaturas que salen del infierno son de aspecto demoníaco y realizan acciones demoníacas.”[1]

El Dr. Samuel Perez Millos comenta: “Las langostas aquí no son insectos, sino seres, ya que están revestidos de poder. En razón de su procedencia, el abismo, deben considerarse como demonios que surgen de sus prisiones para extenderse sobre la tierra. En ese sentido se aprecia un notable incremento de la acción diabólica que alcanza en forma como nunca antes había ocurrido, a toda la tierra, dispuestos en acción contra los hombres.”[2]
El Dr. Evis L. Carballosa escribe: “el entorno del pasaje parece indicar que las langostas con características de escorpión mencionadas en estos versículos, en realidad son criaturas sobrenaturales que han estado preservadas en el pozo del abismo y destinadas para entrar en acción en tiempos escatológicos.”[3]
El Dr. J. Dwigth Pentecost escribe: “El juicio de la quinta trompeta, que es el primer ay (9:1-12), consiste en un individuo, vigorizado por el infierno, que no puede desatar tormentos de dimensiones sin precedentes sobre la tierra. Se acepta generalmente éstas no son literalmente langostas, por cuanto no se alimentan de aquello que es natural para las langostas.”[4]
No obstante, es interesante que no presenten ningún argumento sustentado con la Biblia para sus interpetaciones, son meras conclusiones superficiales. En las profecías bíblicas debemos apelar a la misma Escritura para que se dé el significado simbólico de la figura escatológica a interpretar como en este caso.
Cuando miramos en las Escrituras,  la Biblia usa en el lenguaje figurado, en veces anteriores, la palabra “langosta” para referirse a ejércitos árabes.

En la profecía de Joel vemos una invasión de langostas durante una época escatológica y las referencias que da el profeta sobre estas langostas son los de un gran ejército invasor que viene contra Jerusalén. En Joel 2:2-6: “Día de tinieblas y de oscuridad, día de nube y de sombra; como sobre los montes se extiende el alba, así vendrá un pueblo grande y fuerte; semejante a él no lo hubo jamás, ni después de él lo habrá en años de muchas generaciones. Delante de él consumirá fuego, tras de él abrasará llama; como el huerto del Edén será la tierra delante de él, y detrás de él como desierto asolado; ni tampoco habrá quien de él escape. Su aspecto, como aspecto de caballos, y como gente de a caballo correrán. Como estruendo de carros saltarán sobre las cumbres de los montes; como sonido de llama de fuego que consume hojarascas, como pueblo fuerte dispuesto para la batalla. Delante de él temerán los pueblos; se pondrán pálidos todos los semblantes.” Dios usó el término “langostas” para referirse a los ejércitos armados de las naciones enemigas de Israel, en este pasaje.

Asi que, parece que la profecía de Apocalispis va por ese sentido, ya que el anticristo tendrá un ejército invasor muy poderoso. Además, no es la única vez en que los ejércitos árabes son vistos como una invasión de langostas por los judíos.

(1)        En el libro de Jueces 6:5 leemos: “Porque subían ellos y sus ganados, y venían con sus tiendas en grande multitud como langostas; ellos y sus camellos eran innumerables; así venían a la tierra para devastarla” refiriéndose a los madianitas (árabes).

En Jueces 7:12 leemos: “Y los madianitas, los amalecitas y los hijos del oriente estaban tendidos en el valle como langostas en multitud, y sus camellos eran innumerables como la arena que está a la ribera del mar en multitud.”

(2)        Acerca de los Ninivitas (actuales árabes irakíes) el profeta Nahum en 3:17 menciona: “Tus príncipes serán como langostas, y tus grandes como nubes de langostas que se sientan en vallados en día de frío; salido el sol se van, y no se conoce el lugar donde están.”

(3)        En Jer. 46:23 los pueblos árabes enemigos de Dios son vistos como langostas: “Cortarán sus bosques, dice Jehová, aunque sean impenetrables; porque serán más numerosos que langostas, no tendrán número.”

No cabe la menor duda que la palabra “langostas” en este capítulo se refiere a ejércitos árabes reunidos para destruir y asolar a las naciones.

Se dice sobre estas “langostas” que tienen poder como los escorpiones de la tierra.

(1)   Un poema épico árabe llamado: El romance de Antares, menciona que el escorpión es símbolo de los árabes ismaelitas.

(2)   Es interesante notar que la palabra “langosta” en hebreo es “arbé” y en su fonética se acerca al vocablo “árabe”. Mientras que escorpión es aqrabi que tiene su raíz en la palabra hebrea “árabe”.

(3)   ¿Por qué se usa las langostas y los escorpiones como símbolo de naciones árabes? Porque estas criaturas vienen del desierto arábigo. En Dt. 8:14-15 leemos: “y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre; que te hizo caminar por un desierto grande y espantoso, lleno de serpientes ardientes, y de escorpiones, y de sed, donde no había agua, y él te sacó agua de la roca del pedernal.”

Acerca de sus características:
a)         Su aspecto: Como caballos preparados para la guerra. Los caballos son de origen árabe. Vienen de Arabia. La fuerza militar de los árabes del siglo VII eran los caballos que siempre estaban preparados para la guerra. Durante la tribulación serán también la fuerza militar del Anticristo. 

b)        Sus coronas: En Ez. 23:42 leemos: “Y se oyó en ella voz de compañía que se solazaba con ella; y con los varones de la gente común fueron traídos los sabeos del desierto, y pusieron pulseras en sus manos, y bellas coronas sobre sus cabezas.” Los árabes tienen la costumbre de usar turbantes o coronas.
c)         Sus caras: La barba es símbolo de masculinidad entre los pueblos orientales. En 2 Sam. 10:4 leemos: “Entonces Hanún tomó los siervos de David, les rapó la mitad de la barba, les cortó los vestidos por la mitad hasta las nalgas, y los despidió.”
d)        Su cabello: Los árabes usaban en el siglo VII largas cabelleras como mujeres. Hoy en día en algunas comunidades musulmanes todavía se guarda la costumbre
e)        Sus dientes: Como de leones. Eso nos habla de ferocidad y salvajismo. Es la manera en que Israel ve a sus enemigos. En Sal. 57:4 “Mi vida está entre leones; Estoy echado entre hijos de hombres que vomitan llamas; Sus dientes son lanzas y saetas, Y su lengua espada aguda.”
f)         Sus corazas: Los árabes fueron los primeros en la historia en usar las corazas de plata en su caballería.
g)         Sus alas: Imparten terror a los que se les acercan.
h)        Su poder: Como el de escorpiones. Tienen la autoridad de Dios para hacer sufrir a los seres por sus múltiples pecados durante la gran tribulación. Tal vez ellos no lo sepan pero son “servidores de Dios” para castigar al mundo.
i)          Su tiempo: Los árabes solían salir a las invasiones del siglo VII empezando el mes de mayo hasta fines de septiembre. Así guardaban el botín hasta el siguiente año. Dios permitirá que estas naciones atormenten a los hombres solamente por cinco meses.
j)          Su líder: El ángel del abismo. Satanás llamado aquí como Apolión y Abadon que significa “destructor”.
(1)           Apolión es una forma derivada de “Apolos” el dios griego de las pestes cuyo símbolo era una langosta.

(2)           Uno de los 99 nombres de Allah es “Alah al-mumit” que significa “Alah es el gran destructor.”

(3)           El Islam es destrucción y terrorismo. Está permitido en el Corán causar atentados terroristas con la finalidad que el Islam salga vencedor. En Sura 9:111 se lee: “Alá ha comprado a los musulmanes sus propias vidas y sus propiedades, y en su lugar les ofrece a cambio, el Jardín celestial. Ellos luchan por Alá: ellos matan o les pueden matar. Esta una promesa que le obliga en verdad cumplir, porque está contenida en la Torá, en el Evangelio y en el Corán. Y ¿quién respeta mejor su pacto que Alá? ¡Regocijaos por el trato que habéis cerrado con Él! ¡Ése es el éxito grandioso!”



[1] SIMON J. KISTEMAKER, Comentario al Nuevo Testamento – Exposición del Apocalipsis, pg. 274, Ed. Desafío 2004
[2] SAMUEL PEREZ MILLOS, Comentario exegético al texto griego del Nuevo Testamento, pg. 601-602, Ed. CLIE, ISBN obra completa: 978-84-8267-547-3
[3] EVIS L. CARBALLOSA, Apocalipsis la consumación del plan eterno de Dios, pg. 177, Ed. Portavoz, ISBN: 978-0-8254-1107-6
[4] J. DWIGTH PENTECOST, Eventos del porvenir, pg. 274, Ed. Vida, ISBN: 978-0-8297-1410-4

2 comentarios:

  1. toda raba(muchas gracias)
    excelente el estudio

    ResponderEliminar
  2. INTERESANTE ESTUDIO,PERO DISCREPO DE LA POSICIÓN DEL ISLAMISMO COMO LO SE CALIFICA EN EL ARGUMENTO, SIN TENER EN CONSIDERACIÓN A FACTORES GEO POLÍTICOS, ECONÓMICOS, CULTURALES QUE LLEVARON O MEJOR DICHO QUE EMPUJARON A ESTE PUNTO, INFILTRACIÓN DE OCCIDENTE PARA PROMOVER EL TERRORISMO Y LA APOLOGÍA DE OCCIDENTE A PREPARAR FALSAS BANDERAS. QUE TODOS SABEMOS Y LA POSICIÓN DE ISRAEL FRETE A ESTE HECHOS.

    ResponderEliminar